Actulidad

Paneles solares como suplemento de energía


Screenshot_6

Los paneles solares son módulos que captan energía de la radiación solar para generar electricidad. Están formados por numerosas celdas llamadas fotovoltaicas, hechas de silicio cristalino o arsenium de galio, y que pueden producir corrientes desde 0.5A a 0.5V dependiendo del brillo solar.

Como principal beneficio de la utilización de paneles solares, encontramos la conservación del medio ambiente. El uso de esta energía no genera sustancias nocivas para los seres vivos y reduce la emisión de gases de efecto invernadero. Como segunda ventaja, vemos que esta energía fotovoltaica es infinitamente renovable debido a que la misma se obtiene del Sol. La energía obtenida a través de los paneles solares es recomendable para aplicaciones de telecomunicaciones, para viviendas edificadas en zonas rurales y donde la energía no puede llegar fácilmente. Por último, podemos decir que la utilización de esta energía impulsa la economía de los países que la integran ya que es posible obtener ahorros de hasta 85% en la factura final de electricidad.

Por esta razón la energía fotovoltaica se ha convertido en la tercera fuente de energía renovable más importante en términos de capacidad instalada. Se puede decir que anualmente la producción de energía a través de paneles solares aumenta hasta dos veces, y se estima que para el año 2027 podría generar el 100% de la energía que se requiere para cubrir las necesidades energéticas humanas.

Sin embargo la colocación de paneles solares utiliza mucho espacio de la superficie por lo que las investigaciones están concentradas en encontrar la manera de que los rayos de sol se concentren y se multipliquen utilizando una mínima superficie. Además hay que tener en cuenta que el costo de generar energía solar variará de acuerdo al país o ciudad en que se quiera colocar. Por ejemplo en el Reino Unido es una inversión bastante alta que no generará la misma cantidad de energía que una ciudad cálida de España o América Latina.